• ijtg8000

¡Juega en tu parroquia estas Navidades!


Parece ser que el ESCOBUSCO va llegando a muchos lugares. Agradezco a María Zarco la reseña que ha publicado en la revista diocesana Padre de todos.


[gview file="http://www.santabeatrizdesilva.es/wp-content/uploads/2017/11/escobuscco.pdf.pdf"]

Ya el pasado 20 de octubre de este año hacíamos un recorrido en la historia del Escobusco. Hoy simplemente quiero hacer un recorrido por las historias de los personajes.



[button type="icon" color="orange"] Santiago Apóstol[/button]

Fue pescador hasta que, junto con su hermano Juan, fue llamado por Jesús para seguirle. Fue testigo de la Transfiguración y junto con Pedro y Juan, compartió más de cerca con Cristo su oración en el Huerto de los Olivos. Tras la elevación de Jesús a los Cielos, Santiago se fue a predicar a España. En Galicia estableció una comunidad cristiana y en Zaragoza intentó hacer lo mismo, sin éxito al principio pero, con la intervención de la Virgen, quien se le apareció, las cosas cambiaron. Fue el primer apóstol martirizado el 25 de marzo del año 41. Sus restos se encuentran en la basílica de Santiago de Compostela, en Galicia. Es conocido como el Apóstol de la Virgen María y como el Apóstol de la Paz.

Nació en 1347. Mujer virgen, esposa mística de Cristo y Doctora de la Iglesia. A los seis años de edad, después de tener una visión de Jesús bendiciéndola, decidió dedicar su vida al Evangelio. Amaba profundamente a Jesús, la Eucaristía, a la Virgen María y a los pobres. Al principio su familia se oponía a sus deseos, pero ella los convenció soportando los maltratos a los que fue sometida. Su humildad, sus sacrificios, sus milagros en vida y el poder que tenía para convertir a muchas personas al cristianismo, la llevaron a la santidad. Fue consejera de papas. Muchos, incluso a quienes ayudó, la tacharon de loca pero ella soportó todas las ofensas y persecuciones con humildad. Murió en 1380, a la edad de 33 años. Fue canonizada en 1461 y la Iglesia celebra su día el 30 de abril.




Hijo de una familia perteneciente a la nobleza. Su madre lo inculcó en la cristiandad. En Palestina, a donde fue a residir tras la muerte de su padre, por su origen noble, fue nombrado tribuno militar. Al morir su madre entró al servicio del emperador romano. San Jorge, cuando vio las crueldades a las que eran sometidos los cristianos, renunció a su riqueza y se enfrentó a las autoridades. Por defender su fe y tras conseguir conversiones a la fe fue martirizado atado a una rueda de cuchillos, arrojado a cal viva, sumergido en plomo ardiente, obligado a beber veneno y, finalmente decapitado un 23 de abril, día en que la Iglesia celebra su fiesta. Es el Santo Patrono de Cataluña y Aragón.